Existe posibilidad de evitar la cuesta de enero.

 

La mayoría de las personas en la época navideña se dejan llevar por el “espíritu navideño” y más que comprar las cosas que necesitan o que habían planeado comienzan a caer en el consumismo, lo cual no es malo, siempre y cuando siga dentro del rango de la capacidad de pago del siguiente año, especialmente cuando hablamos de que se pague con tarjetas de créditos o en ciertas promociones de mensualidades, ya que en el momento en el que hay que pagar, en la mayoría de las ocasione son alcanza para pagar las mensualidades totales de todo lo que se consumió en diciembre.

Una de las principales opciones a la que recurren las personas son los empeños y los préstamos para poder solventar los gastos que se están presentando, entre regalos, cena y algunas otras cosas, sin embargo esto no es un ingreso real, solo habrá que pagar en algunos meses próximos o en su defecto perder las pertenencias que no puedan ser rescatadas, es por esto y por dos factores más por los que enero resulta un mes difícil, ya que los servicios también tienden a subir de precio al igual que los productos de la canasta básica, por lo que todo se viene encima y se vuelve un gran problema.

Algunas de las recomendaciones son hacer recortes a gastos familiares, conseguir nuevas fuentes de ingresos, pero ante todo evitar realizar nuevas compras, ya que las ofertas y promociones las veremos durante todo el año.