Informalidad preocupa

FRICASÉ / El Abogado del Pueblo

30 Nov. 2015

El 5 y pico por ciento de desempleo y el 8.22 por ciento de subempleo preocupan, pero más aún a nuestro gusto es el 57.97 por ciento de INFORMALIDAD, un alza de 0.32 de septiembre a octubre, lo que debería de mortificarnos más.

A partir de mañana estaremos a apenas tres semanas de Navidad, de manera que haremos todo lo posible, amigos, por en este espacio promover el espíritu navideño y no aguárselos de manera que tomen el comentario de hoy como el último anímicamente mortificante del 2015.


Les decíamos: que el 57 por ciento de la población ocupada se encuentre en condiciones de informalidad significa que aunque tienen algún ingreso, no impulsan la economía ni pagan impuestos, o sea, no están en armonía sinérgica con el resto de la actividad económica nacional.

A esto hemos llegado dentro de un régimen que está a punto de iniciar su CUARTO AÑO y que cerrará el presente con un crecimiento económico débil, escasamente por encima del 2 por ciento anual.

Nada indica que el año que siga sea notoriamente mejor, y el que le sigue será año de elección presidencial, que raramente resulta ser un buen año económicamente hablando, o sea que este PAVO ya se coció.

De acuerdo que con las “reformas” (sobre todo la energética) se sentaron algunas bases para que en el FUTURO, quién sabe qué tan lejano, México pueda crecer al ritmo que su población requiere para salir de la pobreza y las carencias.

Mas esto se mira a largo plazo, más allá de este sexenio, pues no parece nada lograble dentro del presente régimen, a menos que el actual Gobierno se mostrara dispuesto a realizar cambios drásticos, algo que no ha indicado tener la inclinación de realizar.

Hablamos de reducir el gasto corriente, de bajar impuestos, de congelar alzas en el precio de la energía (gasolinas y luz) y etcétera.

De combatir en serio la corrupción, de acabar con la impunidad, de dar certeza jurídica y elevar la confianza varios niveles arriba de donde se encuentra actualmente.

Ahora que para los fines de nuestro comentario de hoy poco, o quizás nada, importan las causas de la atonía, que si el problema es “externo”, que si es China (o los BRICS), que si es la incertidumbre sobre el alza de intereses en Estados Unidos -que por cierto, muchos expertos, incluyendo los nuestros, piensan que se puede dar en el mes que apenas iniciamos-, que si es Europa, que si la fortaleza inusitada del dólar (el cual pronostican se fortalezca más en el 2016), o la consecuente debilidad de nuestro peso… es igual.

Mientras nuestro Gobierno no haga esfuerzos serios, amplios y decididos por fortalecer la economía INTERNA de México, por INCREMENTAR de manera notoria el CONSUMO y el PODER DEL SALARIO, estamos como el pavo: bien cocidos.

(Por favor, no se vale cambiar las letras “c”).

Por todo lo anterior, estimados amigos, es que nos parece tan preocupante ese 57 por ciento de informalidad, hablamos de más de 29 millones de mexicanos que apenas sobreviven, que pujan para poder cubrir las necesidades básicas de sus familias, que sufren carencias, que quedan VULNERABLES a muchos males de todo tipo, pues quien vive marginalmente vive angustiado, desesperado, y por lo mismo su marginación lo hace presa fácil para todo tipo de males, desde enfermedades físicas, mentales, o tornarlos en carne de cañón para los DEMAGOGOS, o para los delincuentes, o para los compravotos (tipo el acusado Arturo Escobar, ex líder del “Verde”, que ahora sabemos que al así decirle se refiere a los BILLETES que maneja y no a su vocación ecológica).

En fin, éstas que han salido a relucir son no sólo cifras, sino claros indicadores de que el rumbo económico que llevamos es incorrecto y que urge RECTIFICARLO.

Leer más: http://www.elnorte.com/aplicacioneslibre/editoriales/editorial.aspx?id=76916&md5=ebed587cc4a20acf5dc8dc99dfa3b81c&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe&lcmd5=6f57a09fa974332b799970d7c63c3c2f#ixzz3t078Lv8b
Follow us: @elnortecom on Twitter