Cuauhtémoc Rivera, presidente de la ANPEC

Quedarán fuera del RIF 850,000 abarroteros

Escrito por Angélica Pineda el 05 Ene 2015

Cerca de 850,000 pequeños comerciantes de abasto tradicional en el país, que aún operan bajo el Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos), no lograrán migrar al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), por lo que en enero, cuando vence el periodo de gracia para hacerlo, comenzarán a operar en la informalidad, anticipó la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC).

 

Cuauhtémoc Rivera, presidente de la ANPEC, indicó que los cerca de un millón de pequeños comercios de abarrotes,apenas 15 o 20% se sumarán al RIF. Se trata de unidades “maduras” que han evolucionado a “minisupers” al crecer en proveeduría, volumen de ventas y de clientes, por lo que “son más visibles y no van a poder eludir su propia realidad”.

 

El RIF es la modalidad de tributación vigente desde el 2014 al que están sujetos las personas físicas con actividad empresarial, enajenan bienes o prestan servicios por los que no se requiere título profesional. Dentro de este esquema están los Repecos, con ingresos menores a los dos millones de pesos.

 

De acuerdo con la ANPEC, el canal de abasto tradicional reporta al Servicio de Administración Tributaria (SAT) 500 pesos mensuales en promedio. Ese sector genera alrededor de dos millones de empleos y de él viven hasta cinco millones de personas. Cuauhtémoc Rivera informó que 7 de cada 10 productos de proveedores como Bimbo o Coca Cola se venden por el canal tradicional, el cual también abastece a 60% de los consumidores.

 

En entrevista, el líder de la ANPEC adelantó que están en pláticas con legisladores de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), para presentar una iniciativa para transitar de manera gradual al RIF, que observe la equidad tributaria, ventanillas múltiples y que permita la contabilidad simple, entre otras demandas.

 

“Que se vea el cambio del gobierno hacia el canal de abasto, para que éste se sienta en deuda o más comprometido a pagar de manera más puntual y justa sus impuestos, y en las mejores condiciones posibles, ya sea manual o vía electrónica para, paulatinamente, llegar a ese mundo que quieren sin tanta resistencia”, dijo.

 

Consideró que, de no presentar cambios, el RIF no funcionará, toda vez que, dijo, se trata de un régimen cuestionable, que atenta contra el principio de equidad tributaria, y que comete el error de meter “en el mismo morral” a los Repecos con los informales.

 

“La Secretaria de Hacienda perdió de vista lo fundamental: no se trata del monto recaudado, si no de que el sector de abasto tradicional pretendía estar dentro de la Ley, eso valía más que el dinero que dieran porque se fomentaba la cultura de la legalidad”, agregó.

 

Cuauhtémoc Rivera calificó de desacierto migrar la recaudación que realizaban los estados. “la gente teme menos a la recaudación local a la hora de tributar. Con la tesorería local se puede llegar a un convenio como contribuyente, en cambio la SHCP es vista como una entidad sin rostro, inalcanzable, implacable, que te puede hacer daño”.

 

DEVOLVER CONFIANZA

El líder de la ANPEC observó que hay un cambio en el discurso del gobierno federal para revisar el tema de impuestos. “Más allá de los cálculos coyunturales, lo que debe operar es el sentido común. Llámenle como quieran, pero se tiene que reconstruir el RIF, que le devuelvan la confianza al declarante, que se asuma que va a declarar correctamente y actuar de buena fe”.

 

Dijo que el gobierno debería generar un esquema que permita a los estados continuar con la recaudación para que “la gente vaya a pagar donde se sienta más a gusto, menos intimidada”.

 

En cuanto a la contabilidad electrónica, agregó, implicará la tecnificación de los negocios, un proceso cultural que no se logrará por decreto, y que por el contrario, tomará su tiempo.

 

De no realizarse los cambios, advirtió que se incrementará la informalidad, el desempleo y habrá menos recaudación.

 

“Hacienda sabe que no puede sacar agua de un pozo que está seco. Va a haber requerimientos, embargos, pero los refrigeradores son de Lala, de la Coca Cola, el pequeño comerciante juega con la proveeduría y encuentra en ello una forma de vida para dar sustento a su familia. Es una forma de autoempleo noble y loable, esas tiendas no se pusieron con dinero de Hacienda, lo pusieron los comerciantes con su visión emprendedora”, puntualizó.

 

Ver nota completa: http://elempresario.mx/actualidad/quedaran-fuera-rif-850000-abarroteros