Reforma fiscal cierra más de 30 mil “tienditas”: Anpec. En Fórmula Financiera

Asimismo, Cuauhtémoc Rivera dijo que la informalidad va en ascenso porque con los incrementos, y con el escenario económico, muchos consumidores se han visto obligados a sacrificar la calidad de los productos que adquiere y migrar a productos genéricos.

Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), señaló que la reforma fiscal implementada en México en el canal de abasto tradicional ha ocasionado el cierre de más de 30 mil “tienditas”, lo cual conlleva la pérdida de más de 60 mil autoempleos.

“El día de hoy pudimos observar o hacer notar que hay a la fecha una tendencia al cierre o a bajar la cortina de más de 30 mil tienditas a lo largo del país, lo que ha ocasionado la pérdida de más de 60 mil autoempleos ya que cada punto de venta de este tipo de comercios genera dos autoempleos”.

En entrevista con Fórmula Financiera, lo anterior se debe al impacto que tiene la reforma fiscal en el canal de abasto tradicional, como son los productos grabados de alto contenido calórico y las bebidas azucaradas, que son los productos líderes de este tipo de comercios.

“Ha hecho que de alguna manera las ventas decaigan y con ello la subsecuente pérdida de oportunidad de comercializar y de obtener alguna manera de sobrevivir de este trabajo”.

Otro punto de la reforma fiscal es el amague que hay en cuanto al cambio de régimen fiscal de Repecos al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), situación que a varios comerciantes los tienen en zozobra porque los emplaza a tener una contabilidad que esté sustentada en facturaciones electrónicas.

“En donde no todas las proveedurías que abastecen el canal están en condiciones de ofrecer; y las que están en posibilidades de ofrecerlos, implica también el encarecimiento ya que va de por medio el cobro de los impuestos correspondientes, y esto encarece la oportunidad de la comercialización de productos en precios más atractivos o posibles para los consumidores de este segmento”.

Y el tercer asunto, el tema de la caída general de la economía en México; “al caer el poder adquisitivo de un amplio segmento de la población que al no encontrar oportunidades laborales dignas con remuneraciones justas”.

La depreciación misma del salario mínimo en el país hace que muchas familias mexicanas no les alcance, como ha sido una tendencia a los largo de los últimos años, lo que tiene de ingresos para poder solventar las necesidades de sus familias y esto ha abatido el consumo popular, declaró el presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec).

En cuanto a la informalidad, Cuauhtémoc Rivera dijo que esta va en ascenso porque con los incrementos, y con el escenario económico, muchos consumidores se han visto obligados a sacrificar la calidad de los productos que adquiere y migrar a productos genéricos, “productos artesanales, productos de producción doméstica que no tiene ningún control sanitario y que obviamente mucho menos tributan al fisco”.

 

Ver nota completa