Señalan entorno difícil para crecimiento

La economía mexicana se encuentra en un momento adverso, en el que ni las exportaciones manufactureras ni el crudo apoyarán al crecimiento, dijo Daniel Chiquiar, director de investigación de Banxico.
Gonzalo Soto
Foto

La economía mexicana se encuentra en un momento muy adverso, en el que ni las exportaciones de manufacturas y mucho menos el petróleo apoyarán alcrecimiento este año, advirtió Daniel Chiquiar, director de investigación del Banco de México (Banxico).

Durante su ponencia en el Seminario actual de la economía mexicana, organizado por el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, detalló que el bajocrecimiento global y la incertidumbre financiera ya han pasado costos al País.

“Estamos viendo un entorno internacional muy adverso y que podría complicar el panorama en los próximos años.

“Es un entorno muy difícil y necesitamos encontrar fuentes internas de crecimiento sostenibles”, dijo.

Según el análisis del banco central, las manufacturas se han estancado en los últimos meses, asociado a las menores exportaciones de esos productos debido a la caída en la demanda de otros países.

“Lo que demanda Estados Unidos de manufacturas de México ha venido cayendo, pero también en el resto del mundo”, subrayó.

Esa caída en la demanda se ha convertido en una fuente de preocupación para el País, mencionó.

Chiquiar agregó que el sector de la construcción también está estancado por la caída de inversiones públicas y privadas, mientras que la actividad minera, otro de los sectores estratégicos del País, ha venido cayendo de forma muy importante.

En el caso del sector energético, comentó que más allá de la pérdida de recursos públicos por la caída del precio del petróleo, las condiciones para la importación de ese producto han empeorado.

Esto porque el precio al que México importa las gasolinas es aún más alto al que vende el crudo y con ello se abre otro reto financiero para el Gobierno federal.

Al respecto, Alejandro Villagómez, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), afirmó que aunque el Gobierno federal señale lo contrario, las finanzas públicas del País siguen ‘petrolizadas’.

Dado que el precio del energético se ha desplomado, la participación de los recursos petroleros en las finanzas ha menguado, pero en cuanto vuelva a repuntar, se reflejará que nunca se acabó la dependencia.

“El problema de las finanzas públicas y su petrolización no se ha resuelto. La reforma fiscal sirvió un poco, pero será necesario otra reforma más integral”, señaló.

Critica IP endeudamiento y gasto del Gobierno

Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), criticó la política de deuda y gasto que ha ejercido el Gobierno federal y que ha teñido efectos nocivos en la economía del País.

“Creo que la política de endeudamiento y gasto público tiene que revisarse profundamente, urge además una reforma fiscal profunda y diferente, es fundamental”, aseveró durante el evento organizado por el CEFP.

Enfatizó que la reforma fiscal aprobada en 2013 no sólo redujo el consumo, sino también la inversión y quitó todos los incentivos que siempre son tan necesarios en cualquier economía.

La presencia de esos incentivos para la inversión, agregó, existe en casi todas las economías del mundo y son resguardados como elementos fundamentales para el crecimiento.

Foncerrada apuntó que si el consumo aumentó el año pasado, a pesar de la reforma fiscal, fue por el aumento de los remesas a las familias en México y que por el tipo de cambio favorable tuvieron más pesos por dólares.